Preguntas Frecuentes

La Norma Europea UNE-EN 12464-1, respecto a la iluminación de los lugares de trabajo en interior, define los parámetros recomendados para los distintos tipos de áreas, tareas y actividades. Las recomendaciones de esta norma, en términos de cantidad y calidad del alumbrado, contribuyen a diseñar sistemas de iluminación que cumplen las condiciones de calidad y confort visual, y permite crear ambientes agradables para los usuarios de las instalaciones. El objetivo es conseguir una mayor eficiencia energética en las instalaciones de los edificios reduciendo los consumos. Puede consultar la excelente Guía Técnica de Iluminación Eficiente editada por la Comunidad de Madrid para disponer de datos aplicados a Edificios de Oficinas, Restaurantes y Hoteles y Edificios Educativos.
La Directiva 2002/95/CE (transpuesta a la legislación española mediante el Real Decreto 208/2005, de 25 de Febrero), también conocida como directiva RoHS, establece restricciones a la utilización en aparatos eléctricos y electrónicos de determinadas sustancias contaminantes como: Plomo (Pb), Mercurio (Hg), Cromo Hexavalente (CrVI), Cadmio (Cd), Polibromobifenilos (PBB), pirorretardantes y polibromodifeniléteres (PBDE) pirorretardantes. Así como los demás tipo de lámpara contienen, en mayor o menor medida, todos o algunos de estos elementos contaminantes, las lámparas LED no contienen ni una sola de estas sustancias.
Todas las soluciones cumplen la normativa CE y, siempre que desarrollamos una solución particular lo hacemos para que cumpla con la misma y se certificará en todos los casos que el cliente lo requiera.
El RD 284/1999 marca la obligatoriedad de incorporar información sobre su consumo energético en el embalaje sólo para las lámparas incandescentes y fluorescentes destinadas a uso doméstico. Por tanto las lámparas LED no incorporan este etiquetado que, por supuesto, las identificaría como de máxima eficiencia energética (A) puesto que el cálculo para la clasificación energética se realiza en base a la potencia y el flujo luminoso de la lámpara (aspectos en los que destacan muy positivamente las lámparas LED).
Los LED consumen menos porque generan luz a partir de un proceso más eficiente. Por ejemplo, la incandescencia se basa en calentar un filamento de tungsteno hasta que emita radiaciones visibles. Este proceso provoca radiaciones infrarrojas (calor) que no resultan útiles. El LED funciona sobre la base de la electroluminiscencia, un fenómeno que no emite infrarrojos y, por esto, es más eficiente.
En función de la tecnología que quiera sustituirse, los ahorros varían. Generalmente, oscilan entre el 60% y el 90% de la potencia instalada en iluminación. Esto supone un ahorro proporcional, incluso mayor en la factura eléctrica.
La duración media estimada por los fabricantes de LED es de alrededor de 50.000 horas, sin perder más de un 20 o 30% del flujo lumínico. La vida operativa puede llegar hasta las 100.000 horas.
Tomado como base un uso de 7 días a la semana:Operando 24 horas al día son 5,7 añosOperando 18 horas al día son 7,6 añosOperando 12 horas al día son 11,4 añosOperando 8 horas al día son 17 años
Tiene una pregunta no listada en el FAQ?